domingo, 6 de junio de 2010

Negación de erratas

A esta edad se suponía que como mínimo iba a saber redactar y sortear las fórmulas megasintácticamorfogóricamente muletadas, y me sospecho que algo anda mal.
Ya está, lo hice otra vez. En alguna parte está desafinado, como cuando escuchás una tonada y sabés que algo no anda bien. Kizás me haga bien irme un mes a Akumal o a Irlanda del Norte, para probar.
Dejar algo claro, esto viene del pareo yo conmigo mismo. Porque a estas alturas, todo se puede tratar de tres posibilidades:
No cuenta como referencia si lees a Gogol y las novelas sin nombre de la Uned.
Segundo, tampoco lo son los súbditos del gangoso, aunque trasnochan más que yo.
Tampoco pienso en los heraldos, pero esos son menos pretenciosos, vale aclarar.
Es conmigo la vara, que o soy más listo o más tonto que yo mismo. En el espacio al vacío de esa relación es donde no discur(r/s)o como quisiera. Es como si me faltara un lóbulo y eso me pone loco.
Mi idea sigue siendo esa, mientras tanto. Pa eso lo quería.
Podré tener un ars lo que sea; es posible, yo?
Yo kería ser redactor, no heraldo ni trasnochado.
Gracias por leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada